el municipio de Boñar: CERECEDO

“Con las buenas ideas, y a veces también con las malas, pasa lo mismo que con los átomos de Demócrito o las cerezas de la cesta, vienen enganchadas unas a otras”
(José Saramago, “El Viaje del Elefante”)

 

Tres veces, tres, fui a Cerecedo. Apenas conocía nada de este pueblín, al que se llegaba en un tranquilo pedaleo de bicicleta allá por los años ochenta entre las sombras de los árboles que dibujaban la carretera pasando el Gran Hotel -hoy esa ignominia de edificio que a alguien debería avergonzar en nombre de la historia de Boñar-. En la última me encontré todo el pueblo recién asfaltado, por completo, calles y callejas, una negra alfombra granulada a los bordes combinaba a la perfección con todo el amarillo de abedules y cerezos y el verde de los castaños que andan desnudándose a lo largo del pueblo sin más decoro.

Solo dos fuentes tiene Cerecedo, nuevas, una de ellas al lado de la Iglesia, ni falta le harían caños o lavaderos a un pueblo con el río a su mismita vera. Aunque la renovación de la red de abastecimiento de agua y la colocación de contadores en las viviendas (requisito previo por parte de la Excma. Diputación Provincial para la acometida de las obras) no tiene más de una década.

Dicen que en tiempos los vecinos no utilizaban este puente para cruzar el nervioso Porma, lo hacían por el Puente Nuevo -el de los pretiles de sillería desaparecidos- ,una construcción fuerte que soportaba bien las crecidas del Porma. Al lado del ignorado parapeto y dentro de sus territorios, esta desestimada y oculta construcción tuvo un significativo uso durante la contienda. (La Guerra Civil en el valle del Porma y en las Cuencas de Cistierna y Sabero es un libro escrito por Francisco Fernández, un profesor asturiano con ascendencia y muchos recuerdos de Cerecedo. Por si os fuera de interés, podéis leer más en este artículo de Fulgencio Fernández: Además de guerra, dura.)

 

Iglesia de Cerecedo de Boñar

 

La iglesia parroquial de Cerecedo es del siglo XVII, está dedicada a San Pantaleón de Nicomedia (una ciudad de la antigua Anatolia, actualmente territorio turco). Pantaleón fue médico y mártir, como curiosidad os dejo un ritual de la revista Predicciones: debe repetirse tres veces el nombre de San Pantaleón con una foto o estampa del santo y encender tres inciensos de salud, una vela verde (color que simboliza salud física y espiritual) y rezar:

“Tú que sufriste en carne propia la injusticia de los hombres y conoces el secreto de la enfermedad y la muerte. Ayuda a los enfermos y necesitados. Cura sus llagas, cicatriza sus heridas para que la salud vuelva a ellos y no los abandones jamás. Que así sea”. 

Dos pequeñas campanas en la espadaña, de diferente edad y procedencia y también dos son las columnas que soportan el pórtico, que con esa combinación de colores y estilos dan un aspecto único a esta Iglesia de Cerecedo. De porte sencillo pero sobrio y elegante puede contemplarse cada una de sus caras con perspectiva, con el fondo de cerezos rojizos, hermosos huertos o al frente de un amplio cielo. El interior guarda una gran pila bautismal, una peculiar cruz procesional, algunas tallas, esculturas y un retablo, elementos todos que los vecinos custodian como se merece.  A su patrón, San Pantaleón dedican las fiestas el 27 de julio.

Pero también Ermita tenía Cerecedo, derruida no hace muchas décadas a causa del agua, no de una inundación a causa de la climatología, más bien de un tapón formado que al desatrancar se llevó las piedras que dibujaban su primitiva forma.

 

 

Espadaña de la Iglesia de Cerecedo

 

Luce una de las casas de Cerecedo el escudo de la Dama de Arintero, y aunque no hallo en documento alguno aclaración al respecto, al igual que hay otros dos en fachadas de nuestro municipio -lo veremos en los post dedicados a ellos-, este enlace del DL Arintero es muy interesante y puede que fueros, leguas o confines tengan algo que ver. O no. De todas las formas es una verdadera lástima, un despropósito, que por exceso de celo u otras razones, si las hubiese, tal vez comprensibles, el escudo de la Dama de Arintero en Cerecedo permanezca tapado con una persiana de lamas de madera y un tablón  fijado con puntas a la fachada que lo cobija. Imposible verlo desnudo…en fin. ¡Siempre te encuentras algo inédito!

 

En la actualidad que todo se muestra, mueve y conmueve a través de las redes, quizás el banco de Cerecedo a espaldas del Porma, con el ambiente de la naturaleza, la vista a los montes que señalan Pardomino y el sonido de carboneros, cornejas y herrerillos mezclado con el relajante rumor del agua, pudiera promoverse como uno de esos Bancos más bonitos, al menos del municipio de Boñar.

 

Panorámica al salir de Cerecedo

Hablando de Cerecedo debemos conocer que el Teniente Coronel Bocinos -ese nombre que a la mayoría nos suena por la calle que continúa Santa Teresa y llega a la Plaza del Negrillón- se llamaba Bernardino González Bocinos y era natural de Cerecedo. La mejor manera que tenéis de saber más acerca de este insigne es entrando en estos enlaces Vida del Teniente Coronel Bocinos y Calle Teniente Coronel Bocinos. Bernardino, el militar , post ambos del blog Historia de Boñar de Juan Carlos García Caballero.

 

Entrada al pueblo de Cerecedo (ya con las calles asfaltadas)

El Diccionario geográfico, estadístico, histórico, biográfico, postal, municipal, marítimo y eclesiástico de España y sus posesiones de ultramar(1882), en la página 804 del tomo III, sección primera dice esto sobre Cerecedo: “Agregado al Ayuntamiento de Boñar, del que dista 2,7 kilómetros, cuenta con unos 60 habitantes y 22 edificios entre habitados e inhabitados. La organización civil corresponde a la provincia de León, al distrito de Riaño para las elecciones de diputados provinciales y al de La Vecilla para las de las Cortes. La organización militar: C.G. de Castilla la Vieja y G.M. de León. La organización eclesiástica: pertenece a la misma diócesis y arciprestazgo que su ayuntamiento y tiene una Iglesia Parroquial bajo la advocación de San Pantaleón, servida cual corresponde.Organización judicial: Forma parte del partido judicial de La Vecilla y con el está sujeto a la audiencia de lo criminal de León y a la territorial de Valladolid.Organización económica: Para el pago de contribuciones depende con su municipio de la administración económica de la provincia. S.Públicos: Emite y recibe correspondencia por la A. de Palencia a Gijón, estación y pt. de La Robla a La Vecilla y Boñar. Obras públicas: Para sus transportes y comunicaciones se sirve de los caminos que atraviesan su término municipal. Su única industria es la agricultura. Nada tiene de particular el caserío que forma su población.”

 

Pascual Madoz, en su celebre diccionario resumía así a esta población: “En la provincia y diócesis de León (7 1/4 leguas), partido judicial de La Vecilla, audiencia territorial y ciudad de Vallaadolid, ayuntamiento de Boñar. Situada a la izquierda del río de este último nombre o Porma, al que cruza un puente de madera para uso del vecindario. Tiene unas 23 casas; la Iglesia Parroquial (San Pantaleón) está servida por un cura de ingreso y presentación del duque de Uceda y monasterio de monjas de Gradefes, orden de San Bernardo. Tiene buenas aguas potables. Confina al norte por una cordillera de montes que se interna en el partido de Riaño, al este con Adrados y otra cordillera que formando un semicírculo va a unirse con la anterior, al sur con Boñar y al oeste con Oville. El terreno es de mediana calidad y abundante en aguas para el riego. Produce granos, legumbres, lino, hortalizas y pastos. Cría ganados y alguna caza y pesca. Su población de 23 casas es de 86 almas”

 

“En el Catastro de Ensenada se dice que hay tres molinos harineros de centeno. Tienen una rueda cada uno de ellos. Están sobre el arroyo de Vostobre y muelen con aguas de invierno. Uno es propio de Antonio González; otro de Miguel de Villa y el último, propio de Juan González Getino, vecino. El Diccionario de Miñano, 592 y el de Madoz, 593 no aluden a ningún molino en este lugar.” (Tesis doctoral INVENTARIO DE LOS MOLINOS DE LA PROVINCIA DE LEÓN EN EL CATASTRO DE ENSENADA Y EN LOS DICCIONARIOS DE MIÑANO Y MADOZ de Pablo Zapico Gutiérrez)

 

Evolución de la población de Cerecedo

 

Actualmente son menos de una docena los vecinos que habitan de contínuo el núcleo poblacional de Cerecedo, el resto  guardan, como todos los pueblos de este y otros municipios, en el padrón municipal el apego al terruño y esa cosa de “hasta el próximo verano”.

 

En cuanto al nombre de Cerecedo, los autores consultados se ciñen al derivado de su nombre, como “cerezas”/”terreno de cerezas”, pero es Vicenta Fernández Marcos en su obra “Los vegetales en la toponimia leonesa” quien dedica una somera pero completa interpretación de este topónimo  : “Del latín cerasium, en el latín vulgar ceresia que en el castellano antiguo dió “ceresa”, actual cereza. Sobre la palabra cereza se formó “cerezo”, con el significado de “árbol que produce las cerezas”. Cerecedo tiene el sufijo -edo que procede del latín -etum, con el significado de “abundancia”. Entre los topónimos aparece en el S.X un ceresito, que puede corresponder a Cerecedo de Boñar por su situación, Cerezal y Cerezales son más recientes, de finales del S.XII.”

 

Quede la instantanea para recordar la bobada de pintar montañas con lemas, sean del reclamo que sean…

 

Saliendo ya del pueblo de Cerecedo, antes de que la carretera tome la curva para dar vista a las primeras casas de Remellán, a la derecha está la herrería, lugar de gran importancia, hasta no hace muchos años allí vivieron familias dedicadas a la ganadería y la agricultura. Es un lugar provisto de puente con acueducto incorporado. Este puente de acceso a la herrería, de dos bóvedas de cañón, tiene más de cuatro siglos y las edificaciones a las que lleva el agua en sus canales mucha historia entre sus paredes:

El insigne Don Mariano Álvarez Acebedo, político republicano, diputado en Cortes por la provincia de la Vecilla,  figura con un revolucionario propósito innovador, instaló una granja de explotación agraria y ganadera allí, en la herrería, con el ánimo de elevar el nivel cultural y cooperativista del montañés (así quedo reflejado en un manifiesto del año 1868). Igualmente instaló otra cooperativa textil en Otero de Curueño, después de visitar Bélgica y sus modernos telares de lino. Otro episodio para el recuerdo es cuando Don Mariano tomó el alfolí de Boñar y repartió la sal a los merineros, harto de ver cómo se la negaban.

Poco se recuerda a este hombre, aquí y allá, dicen que los montañeses somos gente reacia a relumbrar azañas,  ingenios u obras ajenas… parece adagio de fundamento este.


Estas son algunas sendas y caminos para disfrutar del paisaje de Cerecedo:

Por el Río Porma (senderismo)

Cerecedo (senderismo)

Adrados – Barrio de las Ollas – Boñar – Campillo – Cerecedo (BTT)

Aunque Cerecedo tiene muchísimo más: continuar el camino hasta los límites del bosque de Pardomino (la entrada está condicionada a permiso previo), las cuevas  de “arriba” y de “abajo”, antiguas explotaciones de cobre, o el paseo hasta la Salona para adivinar dónde estaría ubicada la fortaleza que allá por el siglo X controlaba el paso de mercancías y personas hacia o desde Asturias.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.